Los sistemas de seguridad y contra incendios deben someterse a un estricto mantenimiento para que funcionen cuando sean necesarios. No hacerlo puede conllevar riesgo para las personas y los bienes, además de multas severas

Las reformas de portales son una buena oportunidad para plantearse la seguridad de la comunidad: instalar cámaras de seguridad, control del accesos, sistemas anti-incendios… 

Es el mejor momento porque partes de un lienzo en blanco y puedes plantearte todas las necesidades reales a cubrir. Necesidades que, si hablamos de instalación de cámaras, en términos de coste por vecino y dependiendo de comunidades pueden suponer en torno a tres euros al mes.

Además las obras de la comunidad conllevan habitualmente la sustitución de las instalaciones eléctricas y del cableado del ascensor (en algunos casos), lo que puede ser aprovechado para, por ejemplo, realizar la instalación de cámaras, control de accesos y optimizar los gastos.

Al final, el resultado de incluir en la comunidad elementos de seguridad se traduce en una mayor sensación de protección.

¿Cómo se concretan los elementos a instalar en cada comunidad?

Lo que en primer lugar hacemos en Electro Alavesa es realizar un estudio previo de seguridad específicamente para cada comunidad. Después diseñamos el mejor sistema y pasamos, tras la validación del proyecto por parte de los propietarios, a la instalación (cableamos, colocamos los elementos de seguridad, los conectamos y ponemos en marcha). El último paso es hacer entrega del sistema a la propiedad. En esta fase se entrega toda la documentación técnica y legal de los elementos y sistemas instalados y se explica de manera sencilla y precisa su funcionamiento.

La instalación de cámaras en las comunidades suele generar dudas a los propietarios…

Deben estar tranquilos en tanto la instalación de cámaras es totalmente legal siempre que se realice en una propiedad privada y respetando la normativa sobre protección de datos en la que se explicita su uso. Así y todo, desde Electro Alavesa y para resolver cualquier duda ofrecemos asesoramiento legal al respecto por parte de profesionales del derecho.

¿Qué se consigue con la instalación de estos elementos?

Para empezar mandas un mensaje claro “a los malos”: estoy protegido, no soy frágil. Esto ejerce un gran poder disuasorio y un sentimiento de seguridad a los vecinos y vecinas del inmueble protegido.

Y los datos están ahí, aquellos particulares, empresas, instituciones y comunidades que se dotan de elementos de seguridad presentan un menor índice de robos tanto en elementos comunes como particulares (coches, trasteros, pisos…).  Asimismo, el vandalismo y daños sobre los bienes se reduce de manera notable.

Hemos hecho referencia a cámaras y a control de accesos, pero otro gran elemento a tener presente son los sistemas de protección contra incendios. 

Es muy recomendable y nunca está demás ya sea en la comunidad, ya sea en el hogar. Es más, cuando se acometen reformas el código técnico de edificación obliga la instalación de extintores en aquellos lugares reformados.

Los detectores autónomos de gas y de incendio y extintores deben ser algo a generalizar tanto en el portal y pasillos comunes como en nuestras propias viviendas. Por ejemplo, para casas hay extintores de mano y mantas ignífugas que todos deberíamos tener en nuestra casa. Son económicos y nos pueden ayudar mucho ante un accidente doméstico.

¿Qué mantenimiento es necesario?

Para empezar hay que llamar la atención sobre el hecho de que hay muchas comunidades, especialmente las recientes, que tienen muchos elementos de seguridad y protección contra incendios y no saben ni lo que tienen. Es importante tener conciencia sobre lo que tenemos entre manos. Los medios de protección contra incendios están hechos para no ser utilizados nunca pero el día que se tengan que usar tienen que funcionar. ¿Cómo nos aseguramos de que funcionen? Con un correcto mantenimiento.

Estos elementos sin su correcto mantenimiento es como si no tuviéramos nada porque no tenemos la garantía de que en el momento de que puedan ser necesarios vayan a funcionar. En caso de siniestro o incidente, esto puede acarrear consecuencias para la comunidad y afectar a la cobertura que tengamos contratada con el seguro correspondiente.

En este sentido, hay que advertir de la reciente entrada en vigor del nuevo Reglamento de Protección contra Incendios que impone que todos los sistemas de protección (extintores, bocas de incendios, sistema de detección y alarma, sistemas fijos de extinción, etc.) deben someterse a revisiones trimestrales. El incumplimiento de esta norma puede conllevar sanciones económicas entre 3.000 y 6 millones de euros.