Toda una vida. De hecho, prácticamente toda la trayectoria existencial de Electro Alavesa Seguridad ha estado ligada al Deportivo Alavés, porque apenas dos años después de fundarse en 1982 comenzamos a apoyar al bravo equipo albiazul. Lo hemos hecho desde la grada, asistiendo como un socio más cada jornada a animar al once vitoriano. Desde nuestra localidad hemos visto al Alavés luchar y sufrir descensos, luchar y lograr ascensos… Siempre aplaudiendo el esfuerzo de nuestros jugadores y técnicos cuando venían bien dadas pero sobre todo cuando la moneda no caía de cara.

En la foto: Laguardia, Roberto García, Pacheco, Leire Fernández de Alaiza y Manu.

Porque el Glorioso, como otros clubes históricos y centenarios, también tiene ese adn especial que explica porqué las personas pasan pero la esencia se mantiene. Está impregnado por una serie de valores y tradiciones que transmitidos de generación en generación actúan como acelerantes de un sentimiento que es difícil de explicar. El mismo que realmente provoca que los aficionados que viven con pasión los colores albiazules muden de inmediato a la alegría cuando se acerca el día de partido, sacando, por descontado, la raza y el orgullo cuando los jugadores necesitan el aliento del número 12.

Porque siempre hemos compartido este ideario y porque el azul y el blanco representan la gasolina que fluye por nuestras venas, el apoyo al club en forma de patrocinio ha sido siempre una de las maneras de participar en un proyecto con tanto arraigo en Álava. Siempre dentro de nuestras posibilidades, vestir la camiseta del equipo continúa siendo un inmenso motivo de alegría.

Llegamos en su día a Mendi y en el palco estaba entonces Don Juan Arregui, historia viva del alavesismo. ¡Qué tiempos! Más de cuarenta técnicos desde entonces han pasado por el banquillo albiazul y diez presidentes han tenido la responsabilidad de dirigir el buque insignia del fútbol alavés. Si hablamos de jugadores, imagínense… ¡Cientos!

¿Y por qué este ataque de nostalgia? Pues viene dado por la vista atrás que hemos realizado a raíz de una visita a Mendizorrotza, donde hemos tenido oportunidad de compartir un rato con los jugadores más emblemáticos de la actual plantilla, con los que nos hemos fotografiado junto al anuncio que desde hace 37 temporadas Electro Alavesa Seguridad luce en nuestro estadio para apoyar a la familia albiazul.

Un anuncio, una imagen, una marca… La nuestra, que forma parte de la historia del Club, que por familiaridad llega a fundirse con la del Deportivo Alavés y todos sus aficionados. La colaboración entre ambos comenzó en 1982 pero la complicidad con estos colores, vistiendo su camiseta, para Electro Alavesa Seguridad es eterna.

Aupa Alavés, beti Alavés.