Más de 700.000 personas han llegado ya a nuestro continente en lo que llevamos de
año, y en los próximos meses su situación podría agravarse, ya que la mayoría de
estas familias están a la intemperie o recorriendo largas distancias a pie, bajo la lluvia
y el frío. Por este motivo, la Ong ACNUR, que está presente en las fronteras de estos países, ha comenzado a preparar una operación de respuesta para los refugiados de cara al
invierno.

Más de 4 millones de refugiados sirios necesitarán ayuda para afrontar estas duras
condiciones, tanto en los países de la región, como en su tránsito por Europa. Por
ello, desde hace ya varias semanas se ha estado trabajando para enviar materiales
a los almacenes y posteriormente repartirlos a los refugiados. La otra prioridad de
ACNUR es el establecimiento de refugios de emergencia a lo largo de su camino, se
distribuirán tiendas y casas prefabricadas, y se pondrán en marcha instalaciones de
recepción de personas en los puntos fronterizos a los que están llegando los refugiados.